Consejos para contratar tu seguro de viajes

28 Julio 2017

Hay ahorradores afortunados que ahora en verano pueden permitirse un viaje de una semana (o dos) a un país exótico y lejano. También hay personas que necesitan desplazarse al extranjero con asiduidad por motivos laborales. Y de todos ellos casi nadie contrata antes un seguro de viajes.

El argumento es siempre el mismo: un seguro de viajes es caro. Sí, es cierto. Pero saldrá mucho más caro no ir preparados ante las posibles incidencias y problemas que surjan durante nuestras idílicas vacaciones. Pongamos por ejemplo un problema de salud que requiera hospitalización en un país extranjero. En este caso el seguro se hará cargo de los gastos derivados de la gestión administrativa y de la misma hospitalización.

Antes de que vuelvas a arriesgarte a viajar sin seguro de viajes, te mostramos una serie de consejos para ayudarte a elegir y contratar el mejor seguro para tu próxima escapada.

Gastos de asistencia médica

Solamente nuestra salud es un gran motivo para contratar un seguro de viajes. Éste puede brindarte una asistencia médica de calidad allá donde vayas en caso de que lo necesites y llegando a ahorrar mucho dinero, pues ten en cuenta que la atención sanitaria no cuesta lo mismo en todos los países.

Mientras que en España la Seguridad Social puede cubrir parte de los gastos, en otras naciones la sanidad es totalmente privada. Estados Unidos, por ejemplo, cuenta con uno de los sistemas sanitarios más caros del mundo. Si viajas allí y sufres algún percance, el coste por día de un hospital puede rondar la friolera de 4.300 dólares. En España, en cambio, esto mismo cuesta algo menos de 500 dólares. En Francia unos 850$ y en Australia casi 1.500$.

Si eres español y vas a viajar a algún país de la Unión Europea probablemente contarás ya con la protección de la tarjeta sanitaria europea, que tiene una duración de dos años y puedes presentar en cualquier hospital o centro de salud para recibir asistencia médica. Para solicitarla has de acudir (antes de irte de viaje) a la oficina de la Seguridad Social correspondiente o hacerla online para recibirla en casa días después.

A la hora de contratar tu seguro de viajes es importante que la cobertura se adecúe al país de destino. Ya sabes que la tarjeta sanitaria europea cubre los gastos en la U.E., pero para un viaje a Estados Unidos o a cualquier otro país fuera de la Unión se hace necesario contratar este tipo de seguros.

Suspensiones o cancelaciones del viaje

Otra incidencia que puede darse durante un viaje es la anulación previa, cancelación de vuelos o de alojamiento en hoteles, retorno anticipado del viaje o problemas con el equipaje (pérdida, daños materiales o demora en la entrega). Todas ellas también las puede cubrir el seguro de viajes, aunque encarezca algo el precio.

Aunque las incidencias sanitarias en la U.E. ya las cubra la tarjeta sanitaria europea, es interesante contratar un seguro para no llevarnos sustos con nuestras pertenencias, los vuelos o la estancia en el hotel, que acabarán sumando gastos imprevistos a nuestras vacaciones.

A la hora de escoger tu seguro, compara las distintas coberturas que te ofrecen en la agencia de viajes. No te fijes únicamente en los importes que cubren: observa bien las características de las protecciones que te ofrecen. Igual es mejor pagar algo de más e irte de viaje tranquilo con un buen seguro.

Exigencia del seguro de viajes en distintos países

Si eres español en la Unión Europa tienes cobertura sanitaria con la tarjeta antes mencionada, aunque para viajar a otros continentes sí es necesario que dispongas de un seguro de viajes. Sin embargo, hay determinados países que, para darte el visado de entrada, te exigen dicho documento, como Rusia, Cuba, Armenia, Georgia, Irán o Argelia.

Para los no residentes en la U.E. (más concretamente en cualquier país del Espacio Schengen), para visitar alguno de ellos se exige un seguro de viajes con una cobertura mínima de 30.000 euros para solicitar el visado Schengen.

¿Cuánto duran estos seguros?

El seguro debe cubrir todo el periodo de duración de tu viaje para poder cubrir los problemas que surjan tanto en los vuelos como en tu destino de vacaciones. En cuanto sepas las fechas de salida y llegada del mismo, también podrás estimar con mayor exactitud el tiempo que ha de abarcar tu seguro. Además, vale la pena que sobren un par de días (el precio apenas varía) por si se modifica alguna ruta del viaje o se retrasa algún vuelo.

Aquellos que viajen mucho por cuestiones laborales tienen la opción de contratar un seguro de viajes anual. De este modo estarán cubiertos los 365 días del año sin necesidad de tener que contratar un seguro cada vez que vayan a viajar. Puede salir bastante más económico y es mucho más cómodo.

Seguros según el tipo de viaje

El seguro que contrates debe adecuarse al tipo de viaje que vas a realizar, puesto que no es lo mismo un viaje en crucero, uno de turismo o un viaje para practicar actividades deportivas. Así pues, lo mejor es buscar el seguro que cubra las características concretas de tu viaje para no llevarnos sustos si contratamos un seguro que no cubra peculiaridades excepcionales (como en el caso del crucero).

¿Cómo contratar mi seguro de viajes?

Hay varias compañías que se dedican a realizar dichas fianzas y cada una ofrecerá unas coberturas y presupuestos distintos. Lo más recomendable es que preguntes en tu agencia de viajes y ellos te asesorarán sobre cuál es el mejor seguro para tu viaje y las coberturas del mismo.

Deja un comentario


Suscríbete

Recibe nuestras ofertas, descuentos y novedades directamente en tu correo electrónico.