Qué ver en Cracovia y alrededores

01 Mayo 2016

 

Tenía muchas de viajar de viajar a Cracovia.

Lo estaba vendiendo muy bien en la agencia y estaba deseando conocerlo en persona.

Para situarte un poco, decir que Cracovia es una ciudad de Polonia, un país situado en el este de Europa y que limita entre otros con la República Checa y Alemania.

La historia de Polonia tiene dos factores que son los que han dejado huella en este país: la ocupación nazi y el régimen comunista y lo pude comprobar durante el viaje.

También es importante saber que aunque está en la Unión Europea, no tienen euro como moneda, sino el Zloty, para hacer un cambio rápido, 4 zlotys son un euro.

El mejor sitio para cambiar son en las llamadas Kantor, oficinas de cambio que se encuentran en el centro de la ciudad, en la calle Slawkowska te darán el mejor cambio.

El pago con tarjetas de crédito está muy extendido, nosotros pagamos en todos los restaurantes con tarjeta, únicamente cambiamos para comprar los detalles que trajimos a los familiares, y la verdad es que no nos cobraron comisiones y el cambio fue muy bueno.

También dependiendo de los días que estemos allí, existe la Krakow Tourist Card que ofrece entrada gratuita a la gran mayoría de monumentos y museos, pero nosotros no la sacamos y la verdad es que tuvimos suerte porque tanto el día que fuimos a ver el Castillo (domingo) como la fábrica de Schindler (lunes) esos días eran gratuitos.

Centrándonos más en Cracovia, decir que es una ciudad pequeña y se puede visitar perfectamente andando todo el casco, nosotros sólo cogimos el tranvía para ir al barrio de Podgorze, donde está situada la Fábrica de Schindler.

El centro se sitúa en la Plaza del Mercado,  es una plaza grandísima llena de restaurantes y terrazas y dónde se encuentra la Basílica de Santa María y la Lonja de los Paños, un edifico precioso donde encontrarás todo tipo de souvenirs de tu viaje: a destacar el ámbar, de lo más representativo de Polonia y muchos productos de madera, además de los peluches del típico dragón de Cracovia y ropa y complementos de piel.

Tiene muchísima vida. Por la noche todas las terrazas se llenan, a pesar del frío, la gente se tapa con las mantitas que colocan en las sillas y con las estufas exteriores.

Puedes hacer un recorrido por la Plaza con los carruajes de caballos que completamente engalanados esperan a los turistas para darles un precioso paseo.

 

 

 Al final de la calle Florianska que se sitúa en le extremo de la Plaza se encuentra la Barbacana, parte de la muralla que rodeaba la ciudad y que da acceso al centro histórico.

En el otro extremo de la Plaza, la calle Grodzka, nos lleva directamente a la colina Wawel donde se encuentra el Castillo. Se pueden hacer fotos preciosas del castillo que se encuentra junto al río.

En este trayecto por la calle Grodzka, se encuentra la Iglesia de San Andrés y la de San Pedro y San Pablo.

En esta última os recomiendo que vayáis una noche a un concierto, es toda una maravilla escuchar grandes temas de música clásica y de cine tocados por la orquesta de la ciudad de Cracovia.

Como os comentaba, al Castillo fuimos el domingo por la mañana y la entrada era gratuita, pero a partir de abril hasta octubre el día gratuito es el lunes.

Tienes que pasar por la oficina para que te den el ticket de entrada aunque sea gratuito, sino no puedes entrar.

El recinto es inmenso y dentro se encuentra la Catedral, que no pudimos entrar porque había misa.

El Palacio Real,  donde visitamos el Wawel perdido que muestra cómo era la colina, restos del castillo gótico y objetos de la Edad Media.

Y diferentes Salas, apartamentos Reales , Tesoro de la Corona y Armería y un Museo de arte Oriental.

También pudimos ver el cuadro de Leonardo Da Vinci, “La Dama del Armiño” toda una obra de arte.

Lo que nos quedamos con las ganas de visitar fue la Cueva del Dragón que en estos momentos la tienen cerrada.

 

 

El lunes cogimos el tranvía y fuimos a visitar la Fabrica de Oskar Schindler, famosa desde la película “La Lista de Schindler” de Steven Spielberg, película imprescindible para conocer un poquito más de la historia de Cracovia y de este gran hombre.

La fábrica alberga una exposición sobre la ocupación nazi y el comunismo.

Muy interesante, pero recordar que todas las fotos están descritas en polaco e inglés así que si no sabéis inglés, merece la pena contratar una visita guiada, porque sino te pierdes toda la historia tan bien expuesta en este museo.

Y por último, os voy a contar las dos excursiones que hicimos fuera de Cracovia.

La excursión a Auschwitz y a las Minas de Sal.

Recomendable 100X100 visitarlas y por supuesto con una excursión en castellano.

Auschwitz está a unos 60 kilómetros de Cracovia y fue el mayor campo de concentración establecido durante el régimen nazi, en él murieron más de un millón de personas.

Está formado por Auschwitz I, campo de concentración original en el que habían entre 15000 y 20000 prisioneros y Auschwitz II Birkenau que fue construido como campo de exterminio.

La mayoría de los judíos eran engañados por los nazis, pensaban que iban a trabajar y a comprar parcelas y llegaban con todos sus bienes. Al llegar allí, los examinaban para ver si eran aptos ó no para trabajar y los que no lo eran, los asesinaban. Incluso en la puerta de entrada al campo se puede ver  la puerta de hierro con la frase "Arbeit macht frei" (el trabajo hace libre), por lo que en ningún momento sabían donde iban realmente.

Es impactante ver las maletas, los zapatos y el pelo de la gente e incluso fotografías. En mi caso hubo momentos donde tuve que aguantar las lágrimas más de una vez.

Después de esta visita, continuas con Auschwitz II Birkenau, situado a unos 3 kilómetros del anterior y que fue construido para ampliar el original . En Birkenau llegaron a concentrarse más de 90000 prisioneros.

Es un gran descampado donde destaca la Torre de vigilancia y las vías del tren que accedían dentro del campo y  dónde según llegaban los prisioneros eran conducidos a la cámara de gas. La única función de este campo era la de exterminar a los prisioneros y por eso habían cámaras de gas y hornos crematorios.También se pueden visitar algunos de los barracones que aún están en pie, ya que la mayoría fueron incendiados cuando los nazis abandonaron el campo, pero sí se ve las chimeneas de ladrillos en los lugares donde antes estaban.

Es muy duro y estremecedor, pero es una visita imprescindible para conocer un episodio de la historia del siglo XX que no debía haber pasado nunca.

 

Y termino con la visita a las Minas de Sal de Wieliczka, la otra visita imprescindible.

Están a unos 15 kilómetros de Cracovia y son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Reciben casi un millón de visitas al año.

Lo primero decir que una persona que sufra claustrofobia no debería visitarla, porque hasta que no llegas abajo es bastante agobiante.

La visita comienza bajando una estrecha y profunda escalera que parece que nunca acaba, pero es que las Minas tienen una profundidad de 327 metros. Una vez abajo, la visita es  llevadera, aunque se anda bastante. Las galerías son bastante amplias y vas visitando cámaras y capillas con figuras esculpidas en sal y objetos para descubrir como extraían la sal de la mina.

Son maravillosas las figuras esculpidas, son verdaderas obras de arte.

Y el lugar más destacado es la Capilla de Santa Kinga, una gran sala con figuras religiosas, un gran altar y un monumento a Juan Pablo II, en esta sala incluso se han hecho conciertos.

En las Minas hay una temperatura media de 14 grados, por lo que si vas en verano, recuerda llevarte alguna chaqueta.

Y para salir de allí, ufff!!!! Te meten en un todos apretujados y oscuro y para arriba en un pis pas.

 Para terminar recomendaros el hotel donde estuvimos alojados. Muy cerca del centro y del Castillo, muy nuevo y moderno y muy bien de precio: Hotel Metropolis Design.

Y para comer todos los sitios en los que estuvimos nos encantaron, muy bien de precio y buena calidad. Eso sí muy caro el vino, así que a beber cerveza polaca.

Uno de los que más nos gustaron fue "Ed Red" en la calle Seawkowska, muy cerca de la plaza. Recomendable reservar.

Muy recomendable Cracovia y ahora que tenemos vuelo directo desde Alicante hay que aprovecharlo antes de que se masifique y suba de precio.

Consultar la mejores ofertas para este y otros destinos en nuestra web: www.viajesmanaran.com

 

 

 

 

 

 


 

 


 

 

Deja un comentario


Suscríbete

Recibe nuestras ofertas, descuentos y novedades directamente en tu correo electrónico.